Tag

analytics

Browsing

Las pruebas A/B es una de las maneras más efectivas de mejorar la tasa de conversión y poder optimizar un sitio web. En este artículo, no voy a entrar en detalles de si las pruebas A/B afectan al posicionamiento, sino más bien pensar en la optimización de un sitio web.

¿Qué son los tests A/B y para qué sirven?

La prueba A/B es básicamente ofrecer variantes de una misma página a varios usuarios. Copio la definición de Wikipedia, que está muy bien redactada:

“En el campo del diseño de páginas web (especialmente, cuando se diseñan experiencias de usuario) el objetivo es identificar los cambios que incrementan o maximizan un resultado determinado (por ejemplo, la proporción de clics que recibe un banner publicitario). Como el propio término indica, se comparan dos versiones (A y B), que son idénticas salvo por una variación que puede afectar al comportamiento del usuario. La versión A puede ser la que se esté utilizando en un momento determinado (control), mientras que la versión B se modifica en algún aspecto concreto (variante). Por ejemplo, en una página web de comercio electrónico, el proceso de compra es normalmente un buen candidato para realizar un test A/B, dado que, incluso mejoras marginales en la tasa de abandono, pueden implicar incrementos significativos en las ventas. Igualmente, se pueden observar mejoras cuando se modifican elementos como el texto, la disposición de elementos (layout), imágenes y colores,1 aunque no siempre es el caso.2”